Los funcionarios de la UE revisaron los acuerdos de licencia entre Amazon y los editores, poniendo objeciones a las cláusulas de nación más favorecida. Este tipo de cláusula obliga a quien la firma a revelar los términos de los contratos con un rival, de forma que la otra parte pueda exigir los mismos términos si es que son más ventajosos.
Amazon, el pasado enero, sugirió un número de cambios en los contratos, los cuales han sido aceptados por la UE. Bajo los nuevos términos, Amazon no incluirá cláusulas de nación más favorecida durante los próximos cinco años, lo que se aplica a los libros distribuidos en cualquier idioma dentro del Area Económica Europea.
De esta forma, Amazon no será multado, a menos que infrinja el acuerdo. El importe que pagaría en este caso es del 10 % de su facturación anual. Por su parte, ambas partes han manifestado su satisfacción, declarando la Unión Europea que aumentará la competitividad y la innovación en el sector de los libros electrónicos.

Fuente: The Verge